Insalubres, sucios, nido de gérmenes. Es lo que se dice de los sanitarios públicos. Pero, ¿hasta qué punto resultan realmente peligrosos para la salud? Les mostramos dónde están los gérmenes y cómo evitarlos.