Alimentos como el azúcar, la harina blanca o la carne procesada pueden propiciar los procesos inflamatorios. Pero también hay alimentos con el efecto contrario.