Cuando se habla de contaminación del aire se piensa en chimeneas industriales y gases de escape. Pero también el aire interior puede estar contaminado por sustancias tóxicas que llevamos nosotros mismos a casa, con los muebles, los cosméticos, etc.