Casi no hay intervenciones policiales sin ataques corporales: la violencia contra los policías va en aumento. Se supone que las llamadas cámaras corporales ayudan a aplacarla. Las cámaras, usadas en el uniforme, registran ataques y sirven como medio de presión, así como para asegurar pruebas.