Imarn Ayton organiza manifestaciones con miles de participantes.¿Cómo es posible que el primer ministro Boris Johnson aún no la haya contactado? La activista tiene una meta: que las protestas contra el racismo se conviertan en cambios políticos.