Desde septiembre de 2020, 18 pescadores sicilianos se encuentran en cárceles libias. Su "delito": pescar las codiciadas gambas rojas frente la costa de Libia. Sus familias desesperadas temen que haya más en juego que los derechos de soberanía marítima.