En Alemania muchos hospitales están cerrando sus salas de parto y el número de comadronas disponibles continúa reduciéndose. Muchas dejan la profesión debido al aumento de la carga de trabajo y los cada vez más elevados costos del seguro de responsabilidad civil, que tienen que pagar las comadronas independientes.