En las inmediaciones del río Chaio Phraya de Bangkok, muchas familias se dedican al buceo con un único objetivo: buscar valiosos tesoros. Es así como ganan el sustento para mantener a sus familias.