Susanne y su esposo Moritz crían a siete niños adoptivos además de sus propios hijos. Su hogar está lleno de vida. Pero al cabo de 15 años vuelve poco a poco la calma, algunos hijos adoptivos se van de casa.