Antes de la pandemia, Sixta tenía cuatro empleos como limpiadora. Ahora solo tiene uno. Para pagar los 600 dólares de alquiler de su habitación, sale todos los días a recoger botellas. Su hijo menor murió por alcoholemia durante la pandemia.