Zack Ho, de 17 años, debería estar estudiando para sus exámenes. Pero el futuro de su ciudad, Hong Kong, le preocupa tanto que pasa cada minuto en la calle protestando contra la polémica ley de extradición junto a miles de sus conciudadanos.