Markus Behrendt y Christine Wagner-Behrendt llevan 13 años cuidando de su hijo Jascha, que se rompió el cuello en un accidente de bicicleta cuando tenía cinco años. Desde entonces es parapléjico y necesita un respirador artificial.