Birgit Scheffler intenta lo que es casi imposible en tiempos de coronavirus: estar cerca de desconocidos en su momento más difícil, sin acercarse demasiado. Dirige una funeraria y enfrenta a la muerte a diario.