Las Naciones Unidas acusan a China de tener internados a un millón de uigures y otros musulmanes de etnia túrquica en campos de reeducación en la provincia de Xinjiang. Sobre la mayoría de ellos no pesan acusaciones ni condenas.