El mercado de la vivienda en Barcelona es duro y ahora la pandemia del coronavirus ha exacerbado el problema. Muchas personas ya no pueden pagar el alquiler o la hipoteca. El trabajo de Paco, como ejecutor judicial, consiste en echarlos de sus casas.