La película del afamado dramaturgo Milo Rau hace visibles los conflictos sociales de nuestro tiempo. Es un filme sobre Jesucristo, rodado con actores aficionados en la ciudad suritaliana de Matera, Capital Europea de la Cultura 2019.