Para algunos es típico y para otros, folclore exótico. En el sur de Alemania, por ejemplo, la torta Selva Negra es parte de la cultura cotidiana. Pero a los ojos de una mujer china, el pastel es una montaña de crema y chocolate.