La política Karoline Preisler se infectó de COVID-19 y fue internada en un hospital. Durante una manifestación de opositores a las medidas sanitarias se enfrenta a los indiferentes, a los que creen en conspiraciones políticas y a los ultraderechistas.