Es el primer profesor de Alemania que se ha atrevido a hacerlo y es un pionero a nivel internacional: Jürgen Handke tiene un robot como asistente y, a veces, también como sustituto.