Son días que sacuden a Alemania: Tras las lluvias intensas se desbordan numerosos ríos e inundan pueblos enteros. Más de 160 personas mueren. Los supervivientes luchan ahora contra el barro.