Los atrapanieblas de Perú generan hasta 140 litros diarios. Son mallas de plástico que capturan la humedad de los bancos de niebla. El agua no es bebible, pero sirve para impulsar la agricultura familiar allí donde nunca llueve.