Según las agencias de inteligencia estadounidenses, Corea del Norte está trabajando en nuevos misiles balísticos pese a haberse comprometido a la desnuclearización total y progresiva.