Teatros y salas de conciertos seguirán cerrados en Alemania. Músicos y cantantes acostumbrados a actuaciones frente a multitudes permanecen entre sus cuatro paredes. Pero quien tiene un balcón lo usa como el mejor de los escenarios.