Colombia vivió una serie de motines por el hacinamiento y condiciones de los presos ante el COVID-19. A pesar de las restricciones impuestas por el gobierno, varios familiares se agolparon para exigir noticias de sus seres queridos.