La autoridad reguladora del transporte en Londres rechazó renovar la licencia a la plataforma de alquiler de vehículos.