Ya es un hecho, los combatientes talibanes tomaron la capital de Afganistán, Kabul. Ahora los esfuerzos se concentran en minimizar los daños y permitir una transición lo más pacífica posible. Mientras miles de afganos intentan huir de la ciudad como pueden, los gobiernos de numerosos países intentan evacuar a sus ciudadanos.