Dios lo ve todo, pero los teléfonos inteligentes y los drones no le van a la zaga. Nuestra existencia está expuesta a la mirada de todos. Se desvanece la frontera entre lo privado y lo público. Una serie de exposiciones muestra las consecuencias.