Un pionero del arte algorítmico y digital. El artista Mario Klingemann alimenta un servidor con elementos artísticos, lingüísticos y literarios. El resultado de este proceso creativo son pinturas digitales, absurdas y sugerentes.