De haberse quedado en su país, Zmicer Chartkou estaría entregado a la causa revolucionaria... o entre rejas. El actor y director abandonó Bielorrusia para seguir dedicándose al arte. Desde Berlín lucha por la libertad de expresión.