Adorado y odiado por igual; su obra, admirada o vilipendiada. Nadie captó la sensualidad femenina como Gustav Klimt. En el centenario de su muerte, Deutsche Welle traza un retrato del maestro de la Secesión vienesa.