En una de las mayores favelas de Río de Janeiro, Lia Rodrigues fundó un centro de arte y cultura en el que forma gratis a bailarines. Su aclamada "Companhia de Danças” baila por más humanidad.