La arquitectura alemana se exporta cada vez más a otros países, está presente incluso en Irán. Prestigiosos despachos llevan sus conocimientos a Teherán y aprenden allí los métodos tradicionales del país. Puentes que trascienden política y religión.