Kefah Ali Deeb no quería abandonar su país, pero tuvo que hacerlo. Ahora la polifacética artista siria trabaja de guía en un museo de Berlín. Una nueva vida entre la nostalgia y el compromiso por la convivencia pacífica en Alemania.