El mexicano Pedro Reyes quiere conciliar su arte con los problemas político-sociales, y para ello convierte las armas incautadas al narcotráfico en instrumentos musicales. Una transformación muy al estilo de Joseph Beuys, pero con sello mexicano.