Tenía un buen trabajo, un nombre como poeta y excelentes conexiones. Pero lo perdió todo tras la Revolución Verde iraní. En Berlín, el kurdo Shahabaddin Sheikhi encontró seguridad, pero tuvo que empezar de cero.