La huella ecológica en el mundo de la arquitectura, el arte o la música es gigantesca. ¡Ya es hora de que la industria cultural cambie el chip!