90 artistas de 34 países, diferentes generaciones, religiones e identidades sexuales. La exhibición en el antiguo aeropuerto de Tempelhof pretende ser el reflejo de la Europa actual.