Volker Hermes se avanzó a su tiempo. En sus montajes fotográficos enmascara retratos clásicos de grandes maestros, con un efecto extremadamente divertido. Ahora su obra se volvió viral. Y no es raro, pues los tapabocas están más en boga que nunca.