A Hitler le fascinaban las óperas de Wagner con su música épica y sus mitos de héroes germanos. El dictador alemán visitaba a menudo Bayreuth. Código Cultura analiza por qué Hitler elegió la música de Wagner como banda sonora de su megalomanía.