Tocados con forma de raíz, trajes plegados como un origami, vestidos inspirados en el manga: la moda de Hideki Seo es más adecuada para un museo que para vestir. Con sus particulares esculturas, este japonés ha conquistado el mundo desde París.