El escritor Serhij Zhadan es un apasionado jugador de fútbol y dirige el equipo de fútbol de escritores ucranianos. La crisis que sufre su país y las discusiones en torno al encarcelamiento de la líder de la oposición, Yulia Timoshenko, provocan en él un fuerte sentimiento de impotencia.