El pasado ya lo tienen superado, como también el papel de víctimas. Los jóvenes cineastas polacos prefieren centrarse en el presente. Jan Komasa narra en "Sala samobójców" (La habitación del suicidio) la historia de un joven retraído en peligro de perderse en los mundos virtuales de las redes sociales.