Los datos personales se han convertido en el "petróleo del siglo XXI”. La oleada de información digital no tiene precedente; dejamos rastros virtuales tras nosotros de manera constante. Si se reúnen y se combinan estos datos, se pueden descifrar conexiones en milésimas de segundos.