Es sobrecogedor cuando sus tubos de hasta diez metros vibran con el paso del aire y generan complejas combinaciones sonoras. Los músicos Ulrich Eckhart y Cameron Carpenter hablan de un instrumento muy especial.