La música vocal africana se encuentra con la herencia europea del canto en el proyecto Campus del Festival Beethoven. El resultado fue un concierto inolvidable y amistades más allá de todas las fronteras.