Poder estatal y desobediencia civil sobre el escenario: todo dirigido por un director alemán. Volker Lösch, crecido en Uruguay, une la antigua tragedia griega de la contestataria Antígona con la historia reciente de este país sudamericano, concretamente con la época de su dictadura militar, entre 1973 y 1985.