Con sus tatuajes, sus aretes en la nariz y su figura corpulenta, Sven Marquardt cumple con todos los clichés del típico portero de discoteca, siendo además el más famoso de Alemania.