Entre la fascinación y el estremecimiento. En el género bélico, los directores despliegan todo su potencial, escrutan límites morales, artísticos y técnicos. Y, además, la opulencia visual de estas obras, produce un intenso efecto en el espectador.