La danza contemporánea puede expresar belleza y gracia, puede ser provocación y crítica. En el escenario, como en la vida real, la polémica es bienvenida. Del baile popular de los Alpes a la protesta en las calles de Chile.