La cárcel cambió para siempre a Zhou Qing. El escritor y cineasta chino se siente incapaz de echar raíces en el exilio. Pero no se deja intimidar, y sigue sacando a la luz los trapos sucios de su país.